Seguros de Salud: qué tener en cuenta al contratarlos

Las listas de espera, los problemas en la sanidad y los colapsos en las urgencias de los hospitales públicos españoles han traído parejos un crecimiento significativo en la contratación de pólizas de salud. Pero ¿qué cuestiones hay que tener en cuenta?

seguro-salud

 

Compromiso vitalicio. Es uno de los puntos más importantes: el que la aseguradora incluya en las condiciones generales el compromiso de no anular el contrato ni por edad ni por gasto desde el primer día. Hay algunas pólizas en las que tienen que pasar 2 o 3 años para que exista el compromiso, y en otras, brilla por su ausencia.

Período de carencia. Esto es, el tiempo que la compañía te obliga a esperar después de haber contratado el seguro para poder utilizar algunos servicios o especialidades. Es importante puesto que puede ser que no cubran los tratamientos más inmediatos que necesitemos (no previos a la contratación de la póliza). Las compañías, en su mayoría, imponen un período de 6 meses.

Cobertura geográfica. Si vamos a viajar, hay que tener en cuenta si nos cubre fuera de España o de nuestra comunidad autónoma.

Límites de edad. Es básico saber cómo se va a comportar la compañía cuando vayamos cumpliendo años.

Exclusiones. Algunas no cubren accidentes de tráfico y laborales, prótesis, quiroprácticos, homeopatía, acupuntura, ozonoterapia, algunas limitan sesiones de fisioterapeuta, podólogo, psicólogo; y todas excluyen daños físicos consecuencias de guerras, motines, por epidemias, por causas naturales…; fármacos, asistencia por adicciones, los daños derivados de actividades de riesgo, autolesiones, o la cirugía estética entre otros.

Enfermedades anteriores a la contratación. Si la aseguradora percibe que has engañado ocultando enfermedades previas, pueden negarse a ofrecer cobertura sanitaria. Subidas de la prima o cambios en las coberturas. Las aseguradoras tienen la obligación de comunicar todos los cambios por escrito, aunque a veces lo hacen sin tiempo para poder anular el pago. Ante esto, podemos exigir que nos mantengan la prima del año anterior.

Para no tener problemas a la hora de contratar una póliza de salud, la mejor opción es contar con un Correduría de Seguros. En López Soler, al trabajar con varias aseguradoras, podemos analizar y comparar los diferentes productos que comercializan y ofrecer toda la información para que el cliente pueda escoger el producto mas beneficioso para sus intereses.