Morir seguro: Por qué pagamos nuestro funeral por adelantado

El de morir es el trámite por el que todo ser humano ha de pasar. Se puede dejar este mundo con tristeza, dar el último adiós en la intimidad, o que nuestros familiares hagan una fiestas para agasajarnos.  

Este último es el caso de Ghana, donde un funeral suele durar una semana. Deben llegar todos los familiares del difunto, lo cual supone que el entierro deba aplazarse, por lo general, unos 10 días; después, los familiares del fallecido deberán agasajarles durante 7 días con comida, bailes y espectáculos. Esto, unido  que cada uno será enterrado en un ataúd personalizado, dispara de manera considerablemente los gastos del sepelio.

seguro-decesos

Pero veamos la situación aquí, en España. Más de 20 millones de personas pagan su seguro de deceso. Esta costumbre viene de tiempos de postguerra: las personas que se mudaban del campo a la ciudad, contrataban un seguro de decesos para asegurarse el ser enterrados en su localidad natal.

Hay muchos que han heredado el seguro de deceso contratado por sus padres y siguen pagando las cuotas porque consideran que tras haberlo pagado durante tanto tiempo, sería un derroche dejarlo. En este caso están equivocados, ya que actualmente la competencia que hay en este sector  provoca que en ocasiones el cambiar de aseguradora, el ahorro que se consiga es de hasta un 40%.

También los hay que lo contratan, sencillamente, porque actualmente estas pólizas vienen con garantías muy interesantes para utilizar en vida como puede ser la cobertura de los gastos médicos por enfermedad o accidente en viaje en el extranjero, con coberturas  dentales con servicios gratuitos en especialistas concertados, como la limpieza bucal anual.

En total, en 2012 se contabilizaban más de 7 millones de pólizas de seguros de deceso. Como suelen ser familiares, en total, se cubrían los gastos del sepelio de casi 20 millones de personas. Una cifra que se mantiene estable a lo largo del tiempo.

Hay que contar con que las cuotas de este tipo de pólizas no son para nada elevadas: rondan los 8 euros al mes y cubren los gastos de tanatorio, entierro y demás trámites que se deben realizar una vez la persona haya fallecido. Así, te aseguras que tu familia no deba correr con las costas de todo ello, que superan, de media, los 3.500 euros, sin contar que la fatalidad  te ocurra de viaje ya que repatriar un cuerpo de otro país requiere un montón de trámites con embajadas y consulados y  que dependiendo de dónde estés, puede llegar hasta los 25.000 euros.

Además, hay que contar con las novedades que aparecen en el sector: los entierros ecológicos, en los que se utilizan ataúdes y urnas de materiales biodegradables, y filtros en los crematorios para mantener el medio ambiente; o los funerales virtuales, gracias a los cuáles pueden asistir a velatorios y entierros a quienes estén lejos.

Y tú ¿tienes un seguro de decesos? En López Soler Correduría de Seguros podemos buscar el que mejor se adapta a tus necesidades, tanto en acciones cubiertas como en gastos mensuales. De hecho, desde la OCU aseguran que revisando las pólizas de decesos se pueden llegar a ahorrar más de 2.000 euros en un periodo  de 1O años aproximadamente. Porque esta es la póliza que queremos que pagues por más tiempo.