Los efectos del frío polar en Asturias

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevé que hasta el próximo martes día 10, Asturias estará bajo los efectos de una ola de frío polar. Alertas por nieve, con cotas que bajan hasta los 200 metros; carreteras cortadas; zonas con poca visibilidad o con riesgo de heladas… Son algunas de las consecuencias de estos días fríos del invierno.

Tened cuidado frio

Foto El Comercio

Durante estos días, no será extraño oír en los medios el cierre de los puertos de montaña. Incluso aquí, en Asturias, cabe la posibilidad de que se cierren las comunicaciones con la meseta. Los camiones ya lo han tenido difícil, con cierres intermitentes tanto en la autopista del Huerna como en Pajares, y también los turismos, puesto que son obligatorias las cadenas en muchos puertos de la red.

Y en las ciudades también se preparan para recibir el invierno. En Oviedo ya está activado el plan municipal de nevadas aunque de momento en nivel bajo: la consecuencia directa es que la carretera al Naranco permanece cerrada hasta que mejoren las condiciones metereológicas. En Mieres, las concejalías de Seguridad Ciudadana, Obras y Urbanismo mantuvieron ayer un encuentro con miembros de la Policía Local, Protección Civil y los servicios municipales para establecer mecanismos de coordinación ante el temporal.

Protección Civil alerta a los ciudadanos de las zonas que se encuentran en alerta que eviten los desplazamientos. Si necesitas viajar, infórmate antes del estado de las carreteras, revisa tus neumáticos, el anticongelante y los frenos;  no olvides las cadenas y ten cargado de batería el teléfono móvil. Circula con suficiente combustible en el depósito, y en caso de que quedes parado en una carretera, no salgas del vehículo ni abras las puertas o ventanillas.

Pero además recuerdan que durante estas fechas es habitual el uso de braseros y estufas de carbón: ten mucho cuidado con ellos, acuérdate de apagarlos si sales o te vas para la cama y revisa que estén en perfecto estado de funcionamiento antes de encenderlos.

El deporte al aire libre, mejor sustitúyelo por el gimnasio interior, puesto que podrías enfermar por estar respirando aire frío. Y cuando salgas a la calle, lleva varias capas superpuestas, cálidas pero finas, antes de algo muy grueso: recuerda que en los establecimientos y oficinas está puesta la calefacción y hará más calor.