Seguros: el sexo ya no marca diferencias

      

A partir de hoy viernes 21 de diciembre ya no se utilizará el sexo como un factor determinante de riesgo a la hora de contratar un seguro.

Desde López Soler Correduría de Seguros queremos recomendar tanto a nuestros clientes como a los que no lo son, revisar los precios de sus seguros, especialmente los de vida y decesos, porque han bajado los precios sobre todo en los hombres, que hasta ahora eran los que más pagaban. Ahora ellos podrán beneficiarse de esta medida que equipara su gasto en seguros con los de las mujeres.

A continuación presentamos la noticia extraída de la web de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

En marzo de 2011 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sentenció en contra de la discriminación por sexo en los seguros. De esta manera se acaba con la práctica de considerar la pertenencia a un determinado sexo como un factor adicional de riesgo.

Tras el fallo del Tribunal, promovido por Test-Achats, la Comisión Europea acordó en diciembre de 2011 una serie de medidas encaminadas a que en el sector asegurador no hubiera efectivamente diferencia de primas en función del sexo del asegurado.
En cumplimiento de estas normas, a partir del 21 de diciembre de 2012 ya no se podrán vender pólizas nuevas con una política diferenciada de primas entre hombres y mujeres.

Esto no significa sin más que las mujeres pagarán siempre lo mismo que los hombres, sino que las compañías ya no pueden utilizar el sexo como un factor determinante del riesgo para justificar las diferencias de las primas que paga cada individuo. Por ejemplo, los conductores prudentes, sean hombres o mujeres, podrán seguir beneficiándose de las bonificaciones que aplique la aseguradora.

Hasta ahora, y en general, los hombres pagaban más en los seguros de coche y de fallecimiento que las mujeres. Mientras que las mujeres tenían que pagar primas más caras que los hombres para los seguros de salud o supervivencia. A partir de diciembre de 2012, las cosas cambian y ser hombre o mujer no presupone nada, a efectos de seguros.